¿Vegetariano o flexitariano?

11 Abr ¿Vegetariano o flexitariano?

Muchas personas que han decido hacerse vegetarianos, por conciencia hacia el maltrato animal o por ecología y sostenibilidad del planeta, con el tiempo se dan cuenta de que suelen estar deficitarios de algunos nutrientes imprescindibles en la dieta, para un buen desarrollo físico y mental. Es por ello, que deciden volver a consumir proteína animal pero de una forma mucho más limitada y respetuosa con el medio ambiente, es decir, teniendo en cuenta de donde procede la carne, el pescado, el pollo, los huevos … y comprando únicamente productos ecológicos que les den la garantía de que los animales no han sufrido ni han sido sobremedicados, como ocurre en las granjas no ecológicas. Esta corriente es la que se llama flexitarianismo, es decir, una persona vegetariana que consume ocasionalmente carne o pescado de origen ecológico. Por lo tanto el flexitarianismo es más una filosofía de vida que una simple manera de alimentarse.

Una queja de algunas personas es que la comida ecológica, sobre todo la carne, el pollo y los huevos son más caros que los no ecológicos, pero es justamente por ello, por lo que la sociedad tiene la responsabilidad de decidir qué es lo que quiere consumir para que los granjeros cambien el criterio y empiezan a satisfacer la demanda actual, lo cual hará que los precios puedan ser más competitivos.

Al igual que con los vegetales, hay una tendencia hacia consumir plantas que no hayan sido sometidas a fertilizantes, que, como es sabido tienen mucho que ver con el aumento de cánceres.

La demanda es la que ha de cambiar la estrategia de los agricultores y los ganaderos para que estos tengan más responsabilidad en lo que producen.

Tras muchos años donde la industria alimentaria ha manipulado a la población, es hora de volver a la comida real y dejar los procesados que tanto daño están haciendo a la salud de la población. Por no hablar de los plásticos que generan y las cantidades de azúcar y aditivos que añaden como si no fueran nocivos en absoluto.

Pero ¿que comen los flexitarianos?

sardinas con tomate y cebolla

El flexitarianismo opta por la comida real, ir más al mercado y a los comercios del barrio antes que a los grandes supermercados, para lograr un consumo más cercano y sostenible. Además en las tiendas más próximas, cuidan más la procedencia de los productos que venden, siendo estos de proximidad y de temporada.

Nuestro mundo más cercano, familia y amigos, se contagian de las buenas prácticas alimenticias y se conciencian de que es necesario hacer un cambio y volver a la comida de nuestros abuelos, más auténtica, con productos de temporada y con más sabor.

La persona flexitariana sigue una dieta vegetariana, pero consume comidas no vegetarianas con menor frecuencia, dando importancia a la carne ecológica (no de granja tradicional) y al pescado salvaje (no de piscifactoría).

Sí hacemos el cambio y solo consumiéramos carne orgánica y de manera más controlada en «modo flexitariano», el medio ambiente también se vería beneficiado.

Así que, si piensas cambiar tu dieta, tu estilo de vida y mejorar tu salud, el flexitarianismo podría ser para ti. Recuerda que todo se basa en una alimentación equilibrada.

Los flexitarianos, a pesar de que no siempre comen proteína animal, aceptan la carne roja, el pescado, el pollo, los mariscos y el cerdo, acompañado siempre de legumbres, cereales, frutas y verduras.

En conclusión, este estilo de vida y de alimentación es  beneficioso para la salud por la combinación equilibrada de alimentos y para el medio ambiente, ya que la producción de carne es un problema por el uso desproporcionado de agua, pesticidas y fertilizantes necesarios para la misma.

¡Con unos pequeños cambios podemos cambiar el mundo!



Uso de cookies

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador, pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

ACEPTAR
Aviso de cookies